Seguirá libre la rata

Nota publicada el dia: 2019-04-14 | Por Samuel Valenzuela

La buena noticia es la revocación de la módica rebaja de 70 millones de pesos que le obsequió un juez federal para que el pasado dos de febrero saliera en libertad bajo fianza, la mala noticia es que el exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés seguirá en libertad.

La otra noticia que podría ser considerada buena, es que todo indica que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público va en serio en contra de ese delincuente, ya que, en calidad de víctima de los delitos de defraudación fiscal, fue la instancia actora que promovió y logró la citada revocación judicial.

Reconocemos no entender de qué se trata eso de mantenerse en libertad cuando la presunta imposibilidad de conseguir garantías por 100 millones de pesos lo mantenía tras las rejas y menos entendible aún el que el único efecto de la revocación del monto de la fianza es sólo el impedimento para solicitar que se devuelvan las propiedades que entregó como parte de la garantía que debían sumar 30 millones de pesos.

Lo que sigue es que el Quinto Tribunal Unitario deberá atender la orden del Décimo Tribunal Colegiado Penal de la Ciudad de México para determinar la legalidad del monto de la fianza, en tanto que el corrupto seguirá puliendo todas las mañanas el brazalete que porta en una de sus patas, como medida cautelar que evite se de a la fuga.

Ernesto Munro

En fin, continúa la grave ofensa que el sistema judicial federal perpetra en contra de los sonorenses, quienes distinto al caso de la SHyCP, nunca nos han considerado víctimas de ese esquema mafioso que operó Padrés durante seis años para enriquecerse a costa de la calidad de vida de la gente, con la participación directa y cómplice de su familia y la mayor parte de su gabinete legal y ampliado, todos integrados a una pandilla depredadora.

Habrá qué ver la reacción de esa sarta de rateros por el nuevo obstáculo que se le impone a su líder, tal como lo identificó el dirigente estatal del PAN, Ernesto Munroen desfachatada y cínica comunicación telefónica, en la cual se ratifica la patética situación de ese partido, cuyos directivos necesitan que les levante el ánimo un sujeto de esa ralea, aunque hay que reconocer que le son agradecidos por la oportunidad que les dio para el manoteo. 

Por cierto, el presidente Andrés Manuel López Obrador acaba de anunciar la creación de un instituto que se hará cargo de bienes decomisados a delincuentes, para ser entregados a los municipios, sean inmuebles, muebles y dinero en efectivo, aunque lo malo del asunto, es que de aterrizarse dicha propuesta, no tendrá aplicación retroactiva, porque de no ser así, con lo que valen y se les puede decomisar a esa bola de rateros, muchos ayuntamientos tirarían el piojo.

Aparte queda la percepción de que López Obrador ignora que desde los tiempos de Ernesto Zedillo entró en vigor la Ley Federal para la Administración de Bienes Asegurados, Decomisados y Abandonados, que derivó en la creación del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes, que en el caso de Sonora y en el resto de Estados del país, tiene una delegación e incluso uno de sus operadores en la elección del 2006, Rosendo Armenta Anaya, estuvo en dicha responsabilidad hasta su muerte a principios de julio del 2014.

Funestos hallazgos de Las Buscadoras

El caso es que en el proceso de maquillaje que aplica la cuarta transformación al gobierno federal, se pretende convertir al SAE en un instituto que se encargará de que el producto de actos delictivos resulte de provecho para la gente decente, aunque dicho tránsito nada tenga que ver con el simplismo expositivo presidencial frente al status jurídico y de procedimientos judiciales contra presuntos responsables y sus capacidades de defensa e incluso, de intimidación a quienes se atrevan a utilizar lo que consideran es suyo. 

A propósito de actos criminales, escalofriantes los hallazgos de 27 cuerpos, cinco de ellos de mujeres, en fosas clandestinas en un predio del Valle del Yaqui, como resultado del trabajo del colectivoGuerreras Buscadoras de Sonora, cuyo indiscutible tino para encontrar restos humanos resulta incomprensible para este columnista y más incomprensible aún que tal tino no lo tenga ninguna autoridad.

Buscan tesoros, porque consideran que alguno de los hallazgos sea un ser querido desaparecido y que pudo ser víctima colateral o directa, del cruento saldo de la guerra entre bandas del narco y que al menos en esta entidad cuentan con el total apoyo de la Fiscal General de Justicia, Claudia Indira Contreras, tanto en las tareas de búsqueda como en la identidad de los restos encontrados.

Las excavaciones en ese cementerio clandestino continúan este domingo con el apoyo de diez especialistas de la Fiscalía, entre médicos, químicos, peritos en criminalística y balística, además de la revisión científica de muestras que permitan hacer los comparativos de ADN, para definir la identidad y vínculos familiares, y así concluya la zozobra de quienes han perdido a uno de los suyos.

Claudia Indira Contreras

Solo Dios sabe cuántos cuerpos de personas más estén bajo tierra y cuyas muertes hasta ahora desapercibidas, disparan el funesto saldo de la tragedia que vive México y que no solo no tiene visos de concluir, sino que tiende a escalar a pesar de las fantasías de la cuarta transformación de transformar los balazos en abrazos.

Y se suma la beligerancia y agresividad como la exhibida este sábado en Hermosillo cuando en enfrentamiento con agentes de la fiscalía murieron seis presuntos integrantes de una célula criminal, evento en concurrida vialidad y a plena luz del día que se suma a otros hechos de violencia que tienden a ser cotidianos.

Inquietante y atemorizante, que ensimismados en la chamba, cuestiones familiares y en general, batallas en el correteo de la chuleta, en nuestras propias fosas nasales estén pasando dramas y actos relacionados a crímenes, toda vez la capacidad de mimetizarse en la sociedad de quienes se dedican a actividades delictivas, como acabamos de enterarnos a través de un boletín de la fiscalía.

Sórdidos los detalles en torno al aludido enfrentamiento del sábado por la tarde y más sórdidos aún los antecedentes dada la vecindad de los mismos, que por elementales cuestiones de salud vamos a dejar de ese tamaño el tema.

Luis Alberto Campa Lastra

Frente a todo lo anterior, extrañamos la ausencia de las campañitas de la chairiza empanizada, que desplegaba campañas histéricas reclamando por ejemplo al alcalde Manuel Ignacio Acosta, a quien responsabilizaban de los altos índices delictivos y de no ser capaz de enfrentar hechos que obviamente son competencia federal.

Supimos de los denodados esfuerzos que en la materia desplegó “El Maloro”, de mucho más impacto que las frivolidades tuiteras de la actual titular del cabildo capitalino, Célida López Cárdenas, quien frente a la incertidumbre ciudadana por los frecuentes eventos de alto impacto, para nada da la cara, a no ser de sus mimos públicos a Luis Alberto Campa Lastra y a su inocuo, timorato y pusilánime paso por la Dirección de Seguridad Pública.

Lo cierto es que de no ser por el trabajo de la Policía Estatal de Seguridad Pública las cosas estarían peores, porque por rumbos de la policía municipal todo es placer y dulzura, cubierta por la melcocha tuitera que les dedica la alcaldesa, cuando al parecer hay fuerte pudrición por el rumbo prohijada por actitudes omisas y cómplices sugeridas desde el mismo palacio municipal, y no por nada Campa Lastra es mantenido en su actual posición.              .

Alfredo Gómez Sarabia

Frente a dicho acontecer, nos gustaría saber qué opina el secretario del ayuntamiento, Alfredo Gómez Sarabia, quien desde nuestro punto de vista y por simple percepción, se nos figura una persona sensata, decente y sobre todo no es un producto hechizo ni tiene un compromiso simulado con la cuarta transformación, así como es el caso de tres o cuatro regidores, aunque podría darse el caso de que ante el monstruo que tienen enfrente, mejor opten por cobrar y llevar la fiesta en paz.

Y en este Domingo de Ramos vamos a dejarla de este tamaño, porque con motivo de la Semana Santa nos parece inútil distraer asuetos con abordajes editoriales, y además también tenemos nuestro corazoncito que nos ordena tirarnos a la milonga y a la contemplación, para regresar con las pilas bien cargadas a partir del lunes 22. Cuídense mucho y no cometan excesos; si manejan no consuman alcohol; respeten señales de tránsito; manejen a la defensiva y no dejen cochinero.

Opiniones

Comenta ésta nota

Su correo electrónico no será publicado. Son obligatorios los campos marcados con *