Populismo gradualista

Nota publicada el dia: 2019-04-10 | Por Samuel Valenzuela

El gradualismo siempre se percibe como la forma de conseguir cosas sin violentar nada, pero en el caso de los anunciados esquemas de apoyo al campo mexicano, en donde la columna vertebral de la producción de alimentos queda colgada de la brocha, porque por ahora la producción intensiva de granos y alimentos no es prioridad para el gobierno y ya después se verá.

Ejemplar el simplismo con que se decide encaminar el grueso de los recursos hacia productores agrícolas con superficies menores a 20 hectáreas, que en el caso de Sonora se agrega además el recorte del 60 por ciento del presupuesto de apoyo al sector agropecuario y desarrollo rural, respecto al 2018.

De no creerse la cadena de decisiones que tienen en la incertidumbre y en riesgo del colapso financiero a miles de productores de Sonora y de Sinaloa, a quienes la exclusión de los paquetes de apoyo los deja en la certera prospectiva del incumplimiento de compromisos de crédito y financieros convenidos en base al respaldo para cien hectáreas.

Inquietantes las conclusiones planteadas a este reportero por nuestro amigo y colaborador editorial,Alberto Vizcarra, al desglosar los causales de las multitudinarias movilizaciones en estos días, de productores del sur de Sonora y de Sinaloa, ahora sujetos a ocurrencias con las que cobijan a unos y descobijan a otros, cuando se suponía que con los ahorros por la eliminación de la corrupción y políticas de austeridad, el dinero alcanzaría para todos.

Alberto Vizcarra

Nuestro amigo “El Rusito” es un avezado analista de la problemática agropecuaria, del agua y política de los valles del Yaqui y el Mayo, además de darle cercano seguimiento a través de sus extensas relaciones con representantes del sector privado y social, y las prospectivas que plantea para el corto y mediano plazo, no son nada favorables para quienes juegan tan importante papel para avanzar en la cantaleteada meta de que México logre la autosuficiencia alimentaria.

López Obrador ratificó en su mañanera sobreexposición mediática que se continuará con la estrategia de apoyar primero a los productores que tienen menos de 20 Hectáreas y si bien aseguró que luego de forma gradual se irán incorporando productores que producen en mayores superficies, no especifica tiempos ni formas y mucho menos montos que podrían distribuirse.

“El Presidente debe creer que los productores que proyectaron los cultivos de maíz y trigo en este ciclo en base a las reglas de operación contempladas en los programas de soporte y que estiman los apoyos federales hasta cien hectáreas, pueden aguantar un golpe de reducción en el respaldo hasta veinte, treinta o cincuenta hectáreas, sin considerar que hay compromisos de crédito y financieros convenidos en base al respaldo para cien hectáreas”, comenta.

Hasta para López Obrador y sus asesores en materia agrícola debería ser lógico que un golpe de esa naturaleza, lesionará la dinámica económica de las regiones graneleras del país ubicadas en los distritos de riego, ya que resultaría muy difícil levantarse de un impacto de esa magnitud, con el consecuente descarrilamiento económico de comunidades cuyo desarrollo se basa en la producción primaria.

Abel Castro Grijalva

Más cuestionable aún es que en su prioridad de poner primero a la producción agrícola de autoconsumo, temporalera, sin técnicas avanzadas de cultivo y sin nociones en el área de la comercialización, en esa nueva política pública hacia el agro, no se establecen ni se tienen previstas metas físicas, volúmenes de producción ni la aportación granelera al mercado nacional.

Bien lo dice nuestro colaborador editorial y amigo: “No hay manera de sostener la idea de ‘primero les pego y los dejo sin apoyos y más adelante, vemos como los apoyamos’”, en el marco de una situación que en el corto plazo podría rebasar los linderos de la gestión civilizada.

Y en ello coinciden el dirigente de la Asociación de Organismos Agrícolas del Sur de Sonora, Baltazar Peral y el de la Alianza Campesina del Noroeste, Abel Castro Grijalva, quienes también exponen perspectivas nada favorables para segundos cultivos, por si fuera poco lo que se prevé en relación al trigo, al maíz y a otros a punto de entrar en proceso de cosecha.

En todo ese contexto tan ominoso para la economía estatal, al menos se avizoran buenas noticias por rumbos de la Universidad de Sonora, ya que al momento de retacar estos Entretelones, se percibe un ambiente de optimismo sobre el inminente levantamiento de la huelga para este jueves.

Miguel Ernesto Pompa Corella

Ojalá que esta percepción a media tarde de este miércoles se concrete en las asambleas de carácter extraordinario que han convocados para más tarde, en donde los afiliados del STAUS y del STEUS pudieran votar por el levantamiento del paro, luego de que analicen las propuestas de rectoría.

Eso sería lo mejor que pudiera pasar ante lo que se considera a todas lucen improductiva para ninguna de las partes esta huelga, dadas las condiciones de las negociaciones, destacando la buena disposición de la autoridad universitaria a cargo de Enrique Velázquez, para ceder hasta donde le aguanta el cuero ante las exigencias de su planta laboral, académica y manual.

Hacemos nuestro trabajo cuando están por iniciar las asambleas, mientras los dirigentes Cuauhtémoc González e Ismael Arredondo lucen como conformes y satisfechos con los términos de la propuesta patronal y ya veremos el peso de su liderazgo para transmitir dicho ánimo a sus respectivos gremios, para que se reviente esa burbuja negra que tanto afecta a la imagen de nuestra alma mater.

Lo cierto es en estos días luego del estallamiento, ha sido intensa la negociación, con propuestas y contrapropuestas que van y vienen, con varias reuniones diarias entre la autoridad universitaria y las representaciones sindicales, destacando la eficaz intermediación de la Secretaría del Trabajo y el cercano seguimiento del Secretario de Gobierno Miguel Ernesto Pompa Corella.

En fin, parecería que están a un tris de alcanzar acuerdos para levantar la huelga, pero nada firme hasta el momento.

Por lo demás, todo indica que la agresiva conducta y radical activismo del diputado Héctor Raúl Castelo Montaño, mejor conocido por el remoquete “El Pollo”, tiene el propósito de que se olvide su vergonzosa participación depredadora durante el gobierno de Guillermo Padrés, en un contexto de muy forzado traslape como cuota padrecista impuesta a MORENA en la pasada elección.

Héctor Raúl Castelo Montaño

Nos llega un altero así de datos en torno a las andanzas de este ahora jilguero de la cuarta transformación, que se agregan a lo que para nosotros fue público y notorio: su genuflexa posición a contracorriente de la mayoría de los ciudadanos del sur de Sonora en favor del acueducto El Novillo, su beligerancia en la defensa de cualquier causa del PAN, siendo a fin de cuentas uno de los mejores ejemplos de cómo la gente votó en julio del año pasado, sin importar el mono, ni su trayectoria tan ajena a las presuntas causas de MORENA.

Viene al caso por las batallas que libra el super delegado Jorge Taddei Bringas para integrar o afiliar a personas pobres para incorporarlos a programas de apoyo del gobierno federal, ya que “El Pollo” fue experto en esos menesteres por encargo del entonces secretario de Gobierno, Roberto Romero, para formular padrón de necesitados para repartir alrededor de 350 millones de pesos que por supuesto no fueron entregados, despojo en el que se documenta la participación de Alfonso Valenzuela Segura y Marcelino Pérez Arenas.

Dicho asunto sigue vivo, como también es cuestión de esculcar tantito para que brote la cochinada como receptor de recursos estatales a fondo perdido, con solo presentar proyectos productivos que nunca se concretaron, rapiña que derivó en el fracaso de cooperativas queseras que nunca operaron a pesar de recibir un buen flujo de lana del gobierno estatal a través de membretes creados por él mismo, de acuerdo a la ocasión y sus necesidades de dinero.

Tracalero, nos aseguran que penden sobre ese legislador varios juicios mercantiles por créditos y líneas de financiamiento no pagadas, sin que tengamos idea si en la Contraloría tenga pendientitos que le pudieran estallar en la cara y abonar a perjudicar la ya bastante lastimada imagen de su ahora partido, en serios problemas de opinión pública por el delincuente que ganó la alcaldía de Bácum, Rogelio Aboyte Limón, de las trapacerías tan publicitadas de la alcaldesa de Navojoa, Rosario Quintero o la frívola e ineficaz gestión de Célida López en Hermosillo.

Nitzia Gradias Ahumada

Valiera más que los mandos de MORENA, así como su bancada en el Congreso del Estado, obren con precaución y no vayan a incurrir en la torpeza de promover al panista a asuntos de importancia mediática, porque los podría arrastrar a su trochil.

Sin salirnos del Poder Legislativo, vaya que bajo la actual presidencia a cargo de María Dolores del Río se han puesto las pilas con sesiones consecutivas esta semana, y como nunca es tarde, se vale destacar la promoción de la diputada Nitzia Gradias Ahumada para crear la Ley de Fomento y Estímulo al Emprendimiento Juvenil del Estado de Sonora.

Se trata de elevar a rango de ley políticas públicas que incentiven a los jóvenes a la creación de empresas, consolidar las que ya tienen o expandirlas, así como dar cauce a su creatividad y energía en sus actividades empresariales.

Se trata de remover obstáculos, trámites complicados para los empresarios jóvenes y se obliga a los gobiernos a hacer más accesibles los créditos, toda vez que es responsabilidad de instituciones públicas, generar las condiciones para apoyar las aspiraciones y el potencial productivo de las nuevas generaciones, y ser facilitadores del desarrollo de sus capacidades.

Opiniones

Comenta ésta nota

Su correo electrónico no será publicado. Son obligatorios los campos marcados con *