Baranzini: bienvenido a la real politik

Nota publicada el dia: 2019-04-08 | Por Arturo Soto Munguía

No hay espacio para ingenuidades: en la elección del presidente de la UGRS se estaba jugando algo más que una sucesión en esa organización de productores. Se estaba jugando el posicionamiento de dos bloques políticos en pugna y perfilados rumbo a la sucesión gubernamental 2021 en Sonora.

 

Por un lado, la dirigencia encabezada por Héctor Platt, identificada con el gobierno estatal; por el otro, una alianza de fuerzas políticas muy similar a la que compitió en el pasado proceso electoral constitucional haciendo converger a simpatizantes de Morena con el padrecismo que ya estuvo al frente de esa organización y a priistas y ex priistas.

 

Todos unidos contra “el sistema” por llamarlo de un modo genérico, y llevando como ariete a Daniel Baranzini Hurtado.

 

Un par de días antes de la asamblea general, que tuvo episodios violentos, un grupo de colegas sostuvimos un encuentro con Baranzini. Me queda claro que es un tipo bien intencionado y, en sus propias palabras, que se había mantenido al margen de disputas políticas, grillas partidistas o activismo gremial alguno.

 

Eso que pudo haber sido un punto a su favor para granjearse la simpatía de un buen número de agremiados, a la postre aportó la dosis de ingenuidad para no medir los riesgos de la leonera en la que se estaba metiendo y en la que terminó merendado, como jamón del sándwich entre auténticas fieras que se dieron con todo a lo largo del proceso. Y cuando digo con todo es con todo, incluyendo toda suerte de campañas negras y maniobras de un lado y del otro.

 

La normatividad que rige los procesos internos en la UGRS está diseñado para la continuidad. La votación por delegados que son electos una vez que lo ha sido el nuevo presidente garantiza que, llegado el momento de la sucesión, el resultado sea previsible y sin mayores aspavientos.

 

Aun así, ha habido elecciones que se deciden por un voto de diferencia, y otras en las que el acuerdo se impone para generar una candidatura de unidad, como sucedió hace tres años con el propio Héctor Platt.

 

Esta vez las cosas fueron diferentes, pues es obvio que la reconfiguración política en todo el país y en el estado después del 1 de julio mantiene viva la idea de arrebatarle al PRI cualquier espacio en cualquier terreno.

 

La presencia de Luis Sierra Maldonado y su hijo, con cierta influencia entre los ganaderos identificados con el padrecismo; “operadores” como Jorge Morales Borbón que aparecieron cerca de Baranzini, así como Rodrigo y Eduardo Bours Castelo; su primo Arturo Bours Griffith, hoy senador de Morena; “El Cubano”, ganadero caborquense de polémica trayectoria, entre otros que guardan una buena carga de rencores hacia el grupo gobernante, explican esa polarización que derivó en los hechos violentos suscitados el pasado viernes durante la asamblea.

 

El paliacate rojo que algunos identificados con el grupo de Baranzini portaban atado al brazo despertó funestas remembranzas y reveló la intención de desplegar un operativo violento. Ese tipo de distintivos suele utilizarse por grupos de choque, desde el Batallón Olimpia y su guante blanco en 1968 hasta las camisetas de los “Soy de escasos recursos” de triste fama durante la represión al movimiento contra la tenencia disfrazada que quiso imponer Guillermo Padrés.

 

Hay una reveladora llamada que se filtró en redes sociales a través de un audio de Whatsapp en el que Luis Sierra Maldonado regaña de fea manera a “El Cubano”, reclamándole groseramente el fracaso del operativo, y de tareas previas como la de presumir incesantemente el apoyo de Alfonso Durazo, Lilly Téllez, Jorge Taddei, Arturo Bours, Víctor Villalobos y otros funcionarios y legisladores de Morena.

 

De hecho, tengo la impresión de que el ala dura del padrecismo se llevó entre las patas no sólo a Baranzini, sino a los propios morenistas, a una elección que estaba perdida de antemano.

 

Cuando le comenté a Baranzini sobre los 61 delegados que presumió Héctor Platt como apoyo en la asamblea de Banámichi, me respondió que era un “bloff”, que no eran delegados y que estaba mintiendo. Pero el día de la asamblea Baranzini presumió una foto con 55 delegados que finalmente resultó que tampoco eran tales.

 

Finalmente, la elección se decidió a favor de Platt con 57 votos a favor, mientras Baranzini alcanzó 33. Una cifra nada despreciable, por cierto, considerando que en diciembre pasado, Platt decía contar con 90 de los 97 delegados.

 

Baranzini anunció que impugnaría la elección y que cuenta con el apoyo de un funcionario de Sader que vino a sancionar la elección, pero resulta que Sader no es la instancia sancionadora, sino la Confederación Nacional Ganadera y esa validó el proceso.

 

El tono de Luis Sierra en el audio filtrado sintetiza el sentimiento de derrota: “están igual que los panistas, tuvieron el poder y no supieron qué hacer con él (…) yo una sola vez me junté con el Daniel, el Gato y el Andrés y les dije que andaban valiendo verga. Tan les dije que andaban valiendo verga, que valieron verga hoy (…) ese famoso apoyo federal no lo usaron pa’ verga. Les sirvió como un rollo de papel. El abogado famoso de Sader no hizo nada. El senador Bours no hizo nada. El Cubano empujó unos pocos de cabrones y los metió. Y discúlpame lo que te voy a decir: perdieron porque quisieron, cabrón”, se escucha en el archivo difundido.

 

Y agrega: “Pónganse las putas pilas y agárrense los huevos y hagan las cosas. Pero háganlas como se deben de hacer y ejerzan el poder pa’ lo que sirve, pa’ ejercerlo como lo hicieron estos pendejos. ¿Viste cómo el Rubén Molina en su poder de Secretario ejerció el poder con el micrófono y hizo las cosas (sic) como le dio su chingada gana? Allí es donde se debió haber metido el de Sader (…) ¿Dónde quedó el apoyo federal, cabrón? En ningún puto lado, y discúlpame Cubano pero valieron verga. Te lo digo sin afán de ofender, te lo digo como crítica constructiva y como amigo. Están igual que los panistas: no supieron qué hacer cuando tuvieron el poder”.

 

Esta es la gente que estuvo detrás de la campaña de Baranzini y esto es lo que inspiró su campaña. ¿Que del otro lado hubo maniobras? Raro sería que el grupo hegemónico no las hiciera, considerando lo que está en juego.

 

La decisión fue tomada mayoritariamente por los delegados, como exige la normatividad interna y las cosas deberían entrar en el cauce de la normalidad, darle vuelta a la página y privilegiar la operación cicatriz para mantener la unidad en el sector ganadero.

 

A como están las cosas, sin embargo, se ve difícil que eso suceda.

 

Si la premisa es la democratización de los procesos internos en las organizaciones de productores, en las ONG, en los partidos, en los sindicatos, en las universidades, en los organismos civiles ya podrían estar tomando el ejemplo de estos tiempos e institucionalizar la tómbola, el dedazo democrático o el fraude patriótico para dirimir sus elecciones.

 

Porque ningún movimiento social puede entenderse sin verlo a través del cristal de la lucha por el poder político. Y movimientos hay muchos: la huelga en la Unison que hoy se hará presente con una marcha, justo cuando los 49 planteles de Cecytes estallarán su huelga dejando sin clases a unos 25 mil preparatorianos, y en el CIAD advierten que también colgarían las banderas rojinegras esta semana.

 

Eso sin contar las movilizaciones de productores agropecuarios del sur del estado que reclaman la revisión de las reglas de operación para los programas de apoyo al campo, más lo que se acumule esta semana.

 

Mientras, el país entero está muy ocupado en el productivo debate sobre las razones por las que el Peje no canta el Himno Nacional en sus eventos. Chale.

 

II

 

Y mientras la grilla doméstica crece sin enterarse de la real politik en las alturas donde ni usted ni yo ni varios de los aspirantes a grillos tenemos acceso, la gobernadora Claudia Pavlovich se reunió en la semana que pasó con el presidente Andrés Manuel López Obrador, con el secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán y con el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa.

 

De lo que hablaron, dirían los viejos de la tribu, sólo ellos lo saben, pero trascendió que en la agenda estuvieron los temas del subsidio a las tarifas eléctricas, el incremento de madres beneficiarias con el apoyo directo a estancias infantiles, la recuperación del Fondo Minero para los municipios de Sonora y otros apoyos para infraestructura educativa, de salud y seguridad pública.

 

Abramos pues, la semana, con agenda cargada y en vía de mientras, que siga lo que tenga que seguir.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx


Opiniones

Comenta ésta nota

Su correo electrónico no será publicado. Son obligatorios los campos marcados con *