López Obrador prende los focos rojos de la banca internacional

Nota publicada el dia: 2018-04-01 | Por Redacción

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Resignado, el sector financiero internacional anticipa un posible triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones del próximo 1 de julio, pues en México “prevalece el deseo generalizado de un cambio”. Y seis de cada 10 mexicanos pretenden que éste sea “drástico”.

El crecimiento de la inseguridad y el enojo por los escándalos de corrupción provocaron un repudio a las sucesivas administraciones del PAN y del PRI; particularmente del gobierno de Enrique Peña Nieto.

El balance del actual sexenio despierta “enojo” o “decepción” en siete de cada 10 habitantes del país, el presidente es rechazado por más de 70% de la población, cuatro de cada 10 ciudadanos “nunca votarían para el PRI” y 43% de los mexicanos cree que López Obrador será el próximo mandatario.

Éstos son algunos de los datos que destaca el informe México: Manual sobre la elección presidencial de 2018, elaborado por Citi Research, la entidad de investigación del grupo financiero estadunidense Citigroup, y que fue enviado a sus clientes el pasado 28 de marzo.

Mediante una serie de gráficas demoledoras para la administración actual, el documento –que obtuvo Proceso– plantea que 63% de los mexicanos asocia al PRI con el concepto de “corrupción”, 59% le atribuye “el peor gobierno”, 68% lo asimila con “abuso de poder” y 52% lo hermana con “impunidad”.

Y plantea: “Las encuestas sugieren que, independientemente de que AMLO gane o no la Presidencia, su partido, Morena, incrementará de manera significativa sus posiciones en la Cámara (de Diputados) –aunque no obtendrá la mayoría–, así como en el Senado, y ganará un puñado de gobiernos estatales”.

Proceso

Opiniones

Comenta ésta nota

Su correo electrónico no será publicado. Son obligatorios los campos marcados con *

Notas Relacionadas

  1. Algunas instituciones financieras internacionales auguran el triunfo de Andrés Manuel López Obrador el próximo 1 de julio, pero eso no les agrada. Un informe de Citigroup queProceso pudo consultar en exclusiva, junto con una serie de reportes de Goldman Sachs y del banco UBS, incluyen un análisis exhaustivo de la desastrosa gestión de Enrique Peña Nieto y concluyen: el tabasqueño podrá capitalizar el enorme rencor social ciudadano, pues más de 70% de los mexicanos repudia al actual mandatario. Resignados, los banqueros del mundo, quienes preferirían tratar con Meade o con Anaya, prevén una victoria del candidato de Morena.

  2. Al analizar la deuda pública de los estados, la Auditoría Superior de la Federación documentó desvíos por miles de millones de pesos operados desde las gubernaturas, señaladamente las de Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo, que se añaden a otras irregularidades detectadas en los gobiernos de los priistas Javier Duarte, César Duarte y Roberto Borge. Y si bien se comprobó que tales desvíos fueron fundamentales para el incremento exponencial de la deuda pública de las entidades y se conocen los esquemas fraudulentos que se utilizaron, se desconoce aún el destino final de gran parte de esos recursos.

  3. Al filo del incumplimiento de un fallo de la Suprema Corte que lo obliga a legislar sobre los criterios de la publicidad oficial, el Congreso está empantanado en sus procedimientos. Por su parte, los corporativos mediáticos no parecen dispuestos a sanear el ámbito informativo, pues ignoraron la convocatoria de las organizaciones civiles agrupadas en el colectivo #MediosLibres para pedir a los legisladores que establezcan ya una regulación precisa de los montos y criterios para otorgar publicidad oficial, así como los controles del gasto y las sanciones a quien incumpla esas normas.

  4. Al cierre del periodo de precampañas, la del PRI no ha tenido la fuerza que se esperaba del partido en el poder, lo que el especialista Jorge Buendía  atribuye en parte a la indefinición en el perfil político de su aspirante, José Antonio Meade. Para colmo el PVEM y el Panal, incondicionales del tricolor desde hace sexenios, enfrentan conflictos que provocan un éxodo de militantes hacia Morena y ponen de cabeza los cálculos de los estrategas electorales.