Bancos y gobernadores, enriquecidos con la deuda pública

Nota publicada el dia: 2018-03-10 | Por Redacción

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Los gobiernos de los priistas Javier Duarte de Ochoa, César Duarte Jáquez y Roberto Borge Angulo desviaron recursos multimillonarios que obtuvieron por medio de créditos, y ahora veracruzanos, chihuahuenses y quintanarroenses tienen que pagarlos durante dos décadas.

En Veracruz los desvíos podrían alcanzar 44 mil 772 millones de pesos; en Chihuahua se desconoce el paradero de 7 mil 713 millones, mientras en Quintana Roo se esfumaron por lo menos 2 mil 500 millones, de acuerdo con los informes que elaboró la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sobre las deudas públicas de estas entidades.

Esto ocurrió en medio de la explosión generalizada de las deudas de los gobiernos estatales y municipales del país: ante la falta de liquidez, las administraciones locales tuvieron que recurrir a créditos de corto y largo plazos para financiar su gasto corriente e invertir en obra pública. En consecuencia, la deuda subnacional se disparó en 365 mil millones de pesos entre 2008 y 2016.

De acuerdo con los informes de la ASF, también hubo quienes se enriquecieron legalmente a partir del botín de la deuda.

Es el caso de los bancos, que en los últimos 10 años se convirtieron en los principales acreedores de los gobiernos estatales y municipales, a los que cobran jugosos intereses: tan sólo en 2016, los veracruzanos y los quintanarroenses pagaron 4 mil 110 millones y mil 653 millones de pesos, respectivamente, sólo en intereses y gastos asociados a la deuda pública.

De acuerdo con una revisión exhaustiva del Registro Público Único (RPU) realizada por Proceso, a la fecha existen 2 mil 100 contratos de deuda estatal y municipal vigentes, los cuales amparan un monto total de 736 mil 160 millones de pesos. De éstos, 564 mil 33 millones son deudas de los gobiernos estatales y los 172 mil restantes corresponden a los gobiernos municipales.

A través de los grupos financieros Banorte e Interacciones, la familia Hank, descendiente del priista mexiquense Carlos Hank González –uno de los fundadores del llamado Grupo Atlacomulco, al que pertenece el presidente Enrique Peña Nieto–, detenta contratos de deuda estatal y municipal por 193 mil 501 millones de pesos.

El presidente del consejo de administración de Grupo Financiero Banorte es Carlos Hank González, heredero del imperio financiero de sus abuelos, el mexiquense Hank González y el regiomontano Roberto González Barrera –fundador del emporio Gruma–, mientras que su padre, Carlos Hank Rhon, preside el consejo de administración de Interacciones.

La ASF observó que Interacciones no sólo presta dinero a los estados: aparte les hace firmar contratos adicionales de “comisiones por gestión interna y mantenimiento”, una figura inédita en el sector financiero, pues se supone que se trata de costos internos que asume el banco en la gestión de créditos.

Así, entre 2011 y 2015 el gobierno de Borge entregó 945 millones de pesos al banco de Carlos Hank Rhon. Es más: la ASF señaló que Interacciones, en el contrato, “no se obligaba a rendir cuentas o reportar las actividades ejecutadas, por tener el carácter de internas”.

Otro beneficiario del endeudamiento local es Evercore, el despacho especializado en la reestructuración de deudas, creado por el priista Pedro Aspe Armella –secretario de Hacienda durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari– y contratado, entre otros, por los gobiernos de Quintana Roo y Chihuahua para administrar sus créditos.

En el sexenio de Peña Nieto dos exempleados de Evercore tuvieron puestos estratégicos en la Secretaría de Hacienda: Luis Videgaray Caso fue titular de la dependencia y Marcela Andrade Martínez dirigió hasta septiembre pasado la Unidad de Coordinación de Entidades Federativas, que asesora a los gobiernos estatales y municipales en el diseño de sus deudas.

Los desvíos de Borge

En Quintana Roo la deuda se multiplicó por 10 en la última década: pasó de mil 880 millones de pesos en 2006 a 22 mil 247 millones en 2016; y actualmente, tan sólo tres bancos (Banorte, Interacciones y Multiva) acaparan seis de cada 10 pesos que adeudan los quintanarroenses.

Multiva forma parte de Grupo Empresarial Ángeles, el conglomerado del magnate Olegario Vázquez Raña que incluye también a Grupo Imagen y el periódico Excélsior.

Entre 2011 y 2014 el gobierno de Borge obtuvo 38 mil 811 millones de pesos de instituciones financieras a través de 144 préstamos de corto plazo –inferiores a seis meses de duración–, que no pudo reembolsar del todo, por lo que dejaron una deuda de 13 mil 277 millones de pesos en 2016.

Y en 2016 consiguió otros 503 millones de pesos con créditos de corto plazo, a través de cuatro contratos: tres con Interacciones y otro con Lumo Financiera del Centro, S.A. de C.V., una institución financiera creada en 2011 por el priista Luis Humberto Montaño García, quien fue funcionario en el gobierno mexiquense durante el sexenio de Peña Nieto.

Al analizar el uso de esos 503 millones de pesos, la ASF se percató de que el gobierno de Quintana Roo dispersó 106 millones de pesos en siete cuentas bancarias abiertas en bancos distintos, y el órgano fiscalizador presumió que lo hizo “para que no fuera claro ni evidente el origen y el destino de los recursos de los créditos”.

La ASF fue más allá y descubrió que, de este dinero, 101 millones de pesos fueron canalizados en cheques que cobraron funcionarios estatales a través de un esquema de falsos apoyos a agricultores en el que se malversaron por lo menos mil 853 millones de pesos en 2016.

Además, la ASF se percató de que esta estructura, operada por una decena de funcionarios públicos, funcionaba desde 2011 y que con ella se esfumaron al menos 5 mil 276 millones de pesos.

Con el objetivo anunciado de frenar el endeudamiento desmedido de los estados y obligar a los gobiernos locales a reestructurar sus créditos, el gobierno de Peña Nieto lanzó la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, aprobada en abril de 2016.

Para cumplir con la nueva disposición, el 1 de octubre siguiente la administración quintanarroense adjudicó, sin licitación de por medio, un contrato por 103 millones de pesos al despacho Evercore Partners México para que éste contratara la deuda pública a nombre del estado.

A través de este contrato el gobierno de Quintana Roo prácticamente se desentendió del asunto de la deuda: el despacho asesor envió las invitaciones a 13 instituciones financieras, se reunió con sus representantes, analizó sus ofertas y designó las ganadoras. De acuerdo con la ASF, esta labor le corresponde al gobierno del estado y no a un despacho privado.

La reestructuración de deuda diseñada por Evercore desembocó en la contratación de cinco créditos a largo plazo por un total de 19 mil 259 millones de pesos: Banorte, Interacciones y Multiva se repartieron 11 mil 660 millones; Banobras prestó otros 5 mil 900 millones y HSBC otorgó un crédito de mil 698 millones de pesos.

Maniobras voraces en Veracruz

La llegada de Javier Duarte de Ochoa al gobierno de Veracruz, en 2010, coincidió con una explosión de la deuda pública del estado, la cual pasó de 9 mil 331 millones de pesos en 2009, a 49 mil 192 millones a finales 2016, cuando el priista huyó a Guatemala para evadir la justicia.

A lo largo de su sexenio, Duarte endeudó el estado mediante una serie de decretos en los que pedía al Congreso local que autorizara créditos multimillonarios. La mayoría priista nunca se opuso ni frenó la deriva financiera.

El año pasado, mientras la ASF revisaba la deuda contratada durante el sexenio de Duarte, sus interlocutores –funcionarios del gobierno del panista Miguel Ángel Yunes Linares– fueron incapaces de determinar el destino de 30 mil 765 millones de pesos obtenidos mediante el endeudamiento.

El gobierno de Yunes explicó a los auditores que “la mecánica de operación que los funcionarios anteriores implementaron indebidamente era la de utilizar como medio de pago cuentas bancarias concentradoras, en donde tantos recursos etiquetados como de libre disposición eran depositados y erogados”.

De hecho, la ASF también determinó que el gobierno de Duarte derivó 11 mil 607 millones de pesos hacia una cuenta bancaria no reportada en el catálogo contable de la entidad y cuyo destino se ­desconoce.

Al frente del gobierno estatal de Chihuahua, César Duarte Jáquez también realizó una gestión discrecional de los recursos: de acuerdo con la ASF, el gobierno estatal –ahora a cargo del panista Javier Corral Jurado– no tiene información sobre el destino de 7 mil 714 millones de pesos obtenidos mediante créditos de corto plazo contratados con Banorte, Interacciones, Multiva y BBVA Bancomer.

El órgano fiscalizador también determinó que el gobierno estatal maquilló una deuda de 6 mil millones de pesos a largo plazo –la etiquetó en un fideicomiso de carreteras– y omitió reportar 15 mil 419 millones de pesos en el RPU.

Como en Quintana Roo, Evercore gestiona la deuda estatal de Chihuahua. A través de su filial Evercore Casa de Bolsa, la empresa de Aspe Armella administra el fideicomiso F/0152, destinado a reembolsar los 28 mil 92 millones de pesos de créditos a largo plazo suscritos con instituciones financieras durante la gestión de Duarte Jáquez hasta diciembre de 2016.

Actualmente prófugo de la justicia, el exgobernador de Chihuahua cuenta con ocho órdenes de aprehensión, entre otros delitos por el presunto desvío de 247 millones de pesos de recursos federales a través de empresas fantasma para financiar las campañas electorales del PRI en 2016.

Amos de México

En los últimos años el banco público de desarrollo Banobras perdió su rol de principal financiador de los gobiernos estatales y municipales, aunque todavía tiene mil 67 contratos de crédito vigentes por un total de 217 mil millones de pesos.

Banorte e Interacciones, que se fusionarán en los próximos meses, poseen 217 contratos de deuda subnacional registrados en el RPU: 109 con gobiernos estatales (73 de ellos firmados durante el sexenio de Peña Nieto) y otros 108 con gobiernos municipales: los tres más cuantiosos fueron celebrados con los municipios jaliscienses de Zapopan, Guadalajara y Tonalá, por 3 mil 271 millones de pesos.

Nuevo León resultó el gobierno estatal más endeudado con los Hank, con 20 mil 366 millones de pesos en créditos, la mitad de los cuales fueron comprometidos durante la administración del priista Rodrigo Medina y el resto en la gestión actual de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco.

Le siguen Coahuila, que celebró contratos por más de 17 mil millones de pesos con ambos grupos financieros durante la administración del priista Rubén Moreira, y luego vienen Sonora y el Estado de México, que pidieron poco más de 15 mil millones de pesos en préstamo a los Hank. En el caso mexiquense, seis de los 10 contratos de crédito vigentes fueron suscritos durante el gobierno estatal de Peña Nieto.

La familia Hank comparte la deuda subnacional con algunas de las instituciones financieras más poderosas del país: el grupo financiero BBVA Bancomer, por ejemplo, tiene contratos de crédito vigentes a estados y municipios por más de 83 mil millones de pesos, la mitad de los cuales se destinaron a la Ciudad de México y el Estado de México.

En el consejo de administración del grupo, presidido por Luis Robles Miaja, destacan Alberto Bailleres González –dueño de Grupo Bal–, Carlos Vicente Salazar Lomelín –expresidente ejecutivo de FEMSA– y Arturo Manuel Fernández Pérez, rector del Instituto Tecnológico Autónomo de México, entre otros.

Banamex, por su parte, obtuvo contratos de crédito a gobiernos estatales y municipales por 45 mil millones de pesos; de nuevo, cerca de la mitad de este monto fue contratado por los gobiernos de la Ciudad de México y del Estado de México.

El consejo de administración del grupo financiero está conformado, entre otros, por Valentín Díez Morodo –dueño, entre otros, del equipo de futbol Diablos Rojos de Toluca–, Emilio Azcárraga Jean –hasta hace poco presidente del consejo de administración de Televisa–, Bernardo Quintana Isaac –de ICA– y Daniel Javier Servitje, del Grupo Bimbo.

La lista de acreedores de gobiernos estatales y municipales incluye asimismo a Santander y Multiva, que prestaron 35 mil millones cada una; HSBC, que otorgó créditos por poco más de 22 mil millones, y Banco del Bajío, que prestó alrededor de 11 mil millones de pesos.


Proeso

Opiniones

Comenta ésta nota

Su correo electrónico no será publicado. Son obligatorios los campos marcados con *

Notas Relacionadas

  1. Algunas instituciones financieras internacionales auguran el triunfo de Andrés Manuel López Obrador el próximo 1 de julio, pero eso no les agrada. Un informe de Citigroup queProceso pudo consultar en exclusiva, junto con una serie de reportes de Goldman Sachs y del banco UBS, incluyen un análisis exhaustivo de la desastrosa gestión de Enrique Peña Nieto y concluyen: el tabasqueño podrá capitalizar el enorme rencor social ciudadano, pues más de 70% de los mexicanos repudia al actual mandatario. Resignados, los banqueros del mundo, quienes preferirían tratar con Meade o con Anaya, prevén una victoria del candidato de Morena.

  2. Al analizar la deuda pública de los estados, la Auditoría Superior de la Federación documentó desvíos por miles de millones de pesos operados desde las gubernaturas, señaladamente las de Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo, que se añaden a otras irregularidades detectadas en los gobiernos de los priistas Javier Duarte, César Duarte y Roberto Borge. Y si bien se comprobó que tales desvíos fueron fundamentales para el incremento exponencial de la deuda pública de las entidades y se conocen los esquemas fraudulentos que se utilizaron, se desconoce aún el destino final de gran parte de esos recursos.

  3. Al filo del incumplimiento de un fallo de la Suprema Corte que lo obliga a legislar sobre los criterios de la publicidad oficial, el Congreso está empantanado en sus procedimientos. Por su parte, los corporativos mediáticos no parecen dispuestos a sanear el ámbito informativo, pues ignoraron la convocatoria de las organizaciones civiles agrupadas en el colectivo #MediosLibres para pedir a los legisladores que establezcan ya una regulación precisa de los montos y criterios para otorgar publicidad oficial, así como los controles del gasto y las sanciones a quien incumpla esas normas.

  4. Al cierre del periodo de precampañas, la del PRI no ha tenido la fuerza que se esperaba del partido en el poder, lo que el especialista Jorge Buendía  atribuye en parte a la indefinición en el perfil político de su aspirante, José Antonio Meade. Para colmo el PVEM y el Panal, incondicionales del tricolor desde hace sexenios, enfrentan conflictos que provocan un éxodo de militantes hacia Morena y ponen de cabeza los cálculos de los estrategas electorales.