Al diablo las instituciones

Nota publicada el dia: 2017-12-14 | Por Arturo Soto Munguía

Al momento de que la indignada lectora, el festivo lector pasen sus pizpiretos ojos por estas líneas, posiblemente el ex gobernador Guillermo Padrés ya se encuentre en libertad. No exonerado, pero en libertad.

 

Esa sola posibilidad encendió ayer por la tarde las redes sociales, donde mucha gente en Sonora ya se encontraba de por sí sensible, después de ver las imágenes de Mónica Paola Robles Manzanedo deportada desde la prisión de Florence, en Arizona, y recibida por agentes de la PGR en México, que no la pudieron detener porque la señora ya venía con un par de amparos bajo el brazo.

 

Mónica Paola es la esposa de Roberto Romero López, el ex secretario de Gobierno de Guillermo Padrés, que aún permanece preso en esa misma prisión, junto con quien fuera secretario de Hacienda en ese sexenio, Carlos Villalobos Organista. Todos ellos con acusaciones de uso indebido de facultades y atribuciones, con las que suele generalizarse en el caso de delitos relacionados con el saqueo del presupuesto público.

 

Versiones extraoficiales hablan de que Romero López, uno de los más sanguinarios lugartenientes de Padrés, a quien temían hasta sus propios correligionarios,  habría negociado mediante una fuertísima cantidad de dinero, la libertad de su esposa por razones hasta humanitarias. Se trataba de que pasara la navidad con sus hijos, especialmente con una de ellas, que vive con una seria discapacidad.

 

A saber.

 

Lo cierto es que horas más tarde trascendió la noticia de que un juez federal dictó un acto de libertad a Guillermo Padrés por el delito de lavado de dinero, y dictó un nuevo auto de formal prisión por el delito de defraudación fiscal equiparada, que al no ser considerado grave, puede enfrentar su juicio en libertad.

 

Al parecer es cuestión de horas para que el ex gobernador abandone su celda en el reclusorio norte, y con ello en Sonora crece el sentimiento de mandar al diablo a las instituciones.

 

Como decíamos al principio, si la narrativa jurídica en este caso es complicada incluso para los abogados, pues se entreveran procedimientos del viejo y el nuevo sistema de justicia penal, para los comunes mortales como usted y como yo, lo es más.

 

Lo que resulta menos complicado de entender, o al menos más fácil de sospechar, es que con el proceso de sucesión presidencial en marcha, la posibilidad de un acuerdo político del más alto nivel haya sido la llave que le abrió las puertas de la cárcel al ex gobernador.

 

Y no, no es el resultado electoral en Sonora lo que estaría en juego, sino una empresa mucho más grande, tanto como lo puede ser la presidencia de la República, en cuya ruta podríamos ver muchas cosas en la reedición del viejo pacto PRI-PAN, partidos que nunca como ahora habían llegado a una elección presidencial en condiciones peores de división interna y pugnas intestinas.

 

Las alianzas de facto entre estos dos partidos, nunca como ahora podrían darse entre corrientes internas de cada uno, desplazadas por sus respectivos grupos hegemónicos.

 

La candidatura de Ricardo Anaya en la coalición “Por México al frente”  provocó rupturas y desprendimientos importantes, pero la candidatura de José Antonio Meade tampoco dejó a todos contentos en el PRI. Pero si hay algo que sigue uniendo a panistas, priistas, calderonistas, beltronistas, peñistas y demás, es la premisa de cerrarle nuevamente el paso a Andrés Manuel López Obrador.

 

Ya con sus candidatos perfilados, las tres principales fuerzas arrancan en un escenario donde El Peje va adelante, Ricardo Anaya en segundo lugar y José Antonio Meade en tercero.

 

Cómo se modificará esta tendencia depende mucho de esos pactos y acuerdos a trasmano tan propios de la democracia mexicana donde se amalgaman conceptos como transición pactada, dictadura perfecta, concertacesión a la brava y lo que se acumule.

 

La felicidad y el regocijo de los panistas sonorenses por la liberación de su jefe tiene que ver más con un sentimiento de revancha contra el gobierno de Claudia Pavlovich, pero en el fondo, saben que sus campañas se complicarán seriamente si van arrastrando por ahí el peso muerto de un ex gobernador que puede evadir el juicio de los tribunales, pero jamás el juicio ciudadano.

 

Hay que ir por sodas y palomitas, porque esto se va a poner muy bueno.

 

II

Al que le hizo justicia la Revolución fue a Raúl Guillén López, quien ayer asumió el cargo como secretario Técnico del Sistema Estatal Anticorrupción que, ojo, ya no tendrá como tareas fundamentales el ajuste de cuentas con el pasado, sino cuidarle las manos a los actuales funcionarios públicos.

 

A poco más de dos años de iniciado el actual gobierno, ya los expedientes contra ex funcionarios se encuentran en otras instancias y algunos, como lo acabamos de ver, se quedaron en fuegos de artificio para celebrar un combate a la corrupción que llega hasta la línea donde comienza la negociación política.

 

El trabajo de Guillén López será el de hacer que el Sistema funcione, e insisto, buena parte de esos empeños estarán orientados a los integrantes de la actual administración, que deberán ser muy cuidadosos ante la tentación de incurrir en malas prácticas. A menos que “macheteen” muy bien las jurisprudencias y argumentos de los padrecistas que hoy están abandonando las prisiones.

 

Pero bueno, chascarrillos aparte, decíamos que a Guillén López se le hizo justicia después de su fallida incursión como candidato a la rectoría de la Universidad de Sonora, donde no pudo pasar siquiera la primera vuelta.

 

Sus méritos en batalla, sin embargo, acreditan capacidad y eficiencia en su paso por la administración pública reciente, pues como responsable de sacar adelante todo lo relativo al Nuevo Sistema de Justicia Penal, cuando la anterior administración lo dejó prácticamente en cero, logró en unos cuantos meses alcanzar y rebasar todas las metas propuestas.

 

Veremos cómo se desempeña en su nuevo encargo.

 

III

 

La Ford Motor Company confirmó ayer al diario Reforma que el automóvil Fusion seguirá ensamblándose en Hermosillo, desmintiendo así rumores que se difundieron más temprano en el sentido de que la producción de ese auto sería enviada a China, lo que hubiera sido un severo golpe para la economía sonorense.

 

Las líneas de producción en la planta de Hermosillo siguen trabajando normalmente en el ensamble de mil 072 vehículos MKZ y Fusion, en dos turnos.

 

La empresa despejó dudas y sostuvo que la producción se queda en Hermosillo. Lo contrario habría sido un fuerte golpe, pues apenas en noviembre pasado, las caídas en las ventas de sus modelos compactos en Estados Unidos provocaron un recorte de personal en la planta local, de 600 empleados.

 

Pero la compañía informó que no tiene planes de exportar la nueva generación de Fusion desde China hacia EU o Europa, con lo que confirma que la producción de ese auto se queda en Hermosillo.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

Opiniones

Comenta ésta nota

Su correo electrónico no será publicado. Son obligatorios los campos marcados con *