Se desgrana la mazorca

Nota publicada el dia: 2017-10-30 | Por Samuel Valenzuela

Muy anunciada la renuncia a su militancia en el PAN, por parte de David Figueroa Ortega, que al fin formalizada este lunes, representa una abolladura más al destartalado carruaje en el que viaja la rebaba que en Sonora dejó Guillermo Padrés en ese partido.

Tenemos muchos años de tratar en la relación reportero-fuente, a Figueroa Ortega y desde nuestro punto de vista es un buen hombre, inteligente, bien intencionado y hasta ingenuo, que con todo respeto, la ingenuidad es una virtud que distingue a las buenas personas.

La vapuleada dirigencia estatal encabezada por Alejandra López Noriega y David Galván y su titiritero, Damián Zepeda, podrán decir que la defección del de Agua Prieta no implica mayor problema y que “no sobra el que se queda ni hace falta el que se va”, cual es la tradición de obcecados.

Pero no es cualquier cosa el que un expresidente del CDE, exalcalde, exdiputado federal, exconsejero nacional y estatal, precandidato a la gubernatura y demás, abandone una militancia de casi 40 años, harto de soberbia, autoritarismo, antidemocracia y sinrazón y de quienes “ahora solo obedecen al vacío del dinero”, como dijo al anunciar su renuncia.

David Figueroa Ortega

Aguantó mucho y se había tardado en tomar la decisión a pesar del reiterado trato indigno, eso sí plagado de la tradicional hipocresía y frivolidad de la casta panista, que lo mantuvo al filo de la navaja y esquivando los empujones para que se fuera.

Seis años fuera del círculo de la corrupción padrecista es su mejor aval y si bien coqueteó y procuró acercamientos con el pretenso heredero de ese atascadero, Javier Gándara Magaña, hasta ahí le negaron espacios de participación, conformándose en sostenerse por sus glorias y éxitos pasados, así como por sus sinsabores y broncas.

La salida del PAN de Margarita Zavala fue el plus que necesitaba “El Zaino de Agua Prieta” para tomar una decisión que desde hace tiempo debió tomar, pero como sea, es una señal de carácter de un hombre que salió bien librado de un par de atentados en contra de su vida y que durante los últimos años transitó por una ruta panista muy empinada y escabrosa.

Otro boleto es su anuncio sobre sus pretensiones de contender por la presidencia municipal de Hermosillo por la vía de la candidatura independiente, proyecto que le podría redituar al menos una regiduría de representación proporcional, toda vez que mucho tendrían que cambiar las cosas para que tal escenario le resultara tan favorable como para ganar la elección.

Gustavo de Unanue

A lo mejor podría ganarle al corrupto e incompetente Javier Neblina perfilado por el Frente que no Suma Nada entre el PAN y el PRD o dar la pelea a Carlos León, del Movimiento Ciudadano, pero ante el priista Ernesto de Lucas no se ve cómo ni por dónde.

Contrasta la decisión del de Agua Prieta con la de hace unos días de Don Gustavo de Unanue Galla, ya que en su caso distinto a sus pretensiones de orden electoral, no dejó saber interés por ir por alguna candidatura y sólo aludió cuestiones de orden ético y moral para irse del PAN.

Pero como sea, riñonuda la decisión de Figueroa Ortega, cuyo ejemplo a lo mejor es emulado por otros panistas hastiados por el cascajo padrecista que domina los destinos del PAN en estos tiempos y que de ninguna manera es una oferta atractiva para el electorado y más ahora asociados a la rémora perredista, para conjuntar así a lo peorcito del espectro político partidista regional.

Es que a muchos del PAN de plano para nada les gusta ni ven conveniente tratar como aliados a un grupúsculo exiguo del PRD sin la menor base social y ocupados más bien en hacerse pedazos entre ellos y tampoco a muchos perredistas les agrada y rechazan tratar con la aristocracia y la nomenclatura de la derecha regional que obviamente los desprecia.

Unos y otros tienen alternativas para mantener su activismo y particularmente en el Sur de Sonora reportan masiva defección de perredistas que se suman a MORENA, tendencia que también se advierte en el resto del Estado, en tanto que los ahora panistas, avizoran al Movimiento Ciudadano como su destino o como Figueroa Ortega la vía de las candidaturas independientes.

Alejandro López Caballero

En el caso del PAN la desbandada podría apenas empezar, ya que la fractura iniciada por la renuncia de la Señora Calderón, podría complementarse y profundizarse si hace lo mismo Rafael Moreno Valle, quien como Figueroa Ortega ha resultado muy aguantador frente al gandayismo, soberbia y autoritarismo del obviamente desmejorado y desgastado Ricardo Anaya.

Si el político poblano le mete producto avícola y se va del PAN –Si no se va lo van a echar—en Hermosillo particularmente el panorama resultaría devastador para el padrecismo damaniano que encabezan en Sonora la López Noriega y Galván.

Con Moreno Valle se va, junto con él también se irán Alejandro López Caballero y sus huestes cuya estructura en la capital de Sonora se dice muy importante, cuando además, en las distintas plazas de la entidad sobran agraviados por la nomenclatura blanquiazul y que traen entre ceja y ceja posiciones electorales que bajo las actuales circunstancias nunca podrán conseguirlas y es más, hay quienes aseguran que el próximo en irse del PAN es López Caballero.

Habrá que ver las variables que ofrecería si el MC de María Dolores del Río se suma al Frente que no suma Nada entre el PAN y el PRD, ya que el contrasentido de reconciliarse con quienes la echaron y aplicaron el mismo rigor para echar a Figueroa Ortega, reconfiguraría prospectivas de participación política, ya que ni modo que López Caballero, Manuel Villegas, Adrián Espinoza, Sandra Hernández, Célida López, Carolina Lara y otros liderazgos se agregarían a quienes insisten en patearlos.

Jovita Monge Noriega

Pues valiera más reservar espacios para presenciar el circo que viene, llevando como payasos principales a los damianes, galvanes, alejandras y demás, quienes por cierto, al momento de retacar estos Entretelones aún no reaccionan frente a la fuga de su ahora excompañero de partido.

Por lo demás, se dice que para que la cuña apriete debe ser del mismo palo y ya veremos si dicho refrán aplica en el proyecto que encabeza Jovita Monge Noriega, quien este lunes solicitó ante el Tribunal de Justicia Administrativa, el registro del Sindicato Auténtico Independiente de los Trabajadores del Ayuntamiento de Hermosillo, Sonora (Saitahs), en abierta disputa con el charro Salvador Díaz Holguin por la representación de los intereses de los trabajadores de la comuna.

La verdad es que luego del desaseado liderazgo de Díaz Holguín, de contaminar a su sindicato con política partidista; de prestarse al PAN para sus marranadas y estar ajeno al auténtico interés de la base trabajadora de la comuna, a lo mejor la señora Jovita se saca la yuca y desplaza a quien evidentemente ya no sirve.

Y en más de la comuna capitalina, vaya que ha prendido la propuesta de nombrar al Boulevard Solidaridad Dr. Samuel Ocaña García, promovida a través de change.org, con ya más de dos mil firmas colectadas y con la adhesión de personajes de cuello ancho de la política regional, regidores y ciudadanos en general.

Luis F. Pérez P.

Todo ese altero de adhesiones ya se hizo llegar a Ignacio Lagarda, presidente del Consejo de la Nomenclatura, de quien se espera formule una propuesta formal al cabildo para que sea votada y en su caso aprobada.

Y los deudos de quienes reposan en el Panteón del Sahuaro, seguramente agradecerán así como lo hace este reportero, al coordinador de Servicios Públicos, Luis Fernando Pérez Pumarino, y al personal de esa dependencia, por la buena talacha que le están metiendo para adecentar ese lugar, faltando solamente que mi comisario Jorge Andrés Sulio ordene una redada y emprenda acciones para desterrar a malandros e indigentes que han tomado ese lugar como su domicilio, guarida y objeto de su vandalismo.

Opiniones

Comenta ésta nota

Su correo electrónico no será publicado. Son obligatorios los campos marcados con *