Cajeme caliente

Nota publicada el dia: 2017-10-24 | Por Arturo Soto Munguía

Se confirmó la compra de la empresa que edita Diario del Yaqui, una publicación que ha sido referencia obligada sobre todo en el sur del estado, durante los últimos 75 años, desde que lo fundó don Jesús Corral Ruiz.

 

El nuevo propietario de esa empresa es nada más y nada menos que Ricardo Bours Castelo, lo que sin duda no puede dejar de inscribirse en las proyecciones personales que éste ha hecho rumbo al 2021, para aparecer en las boletas electorales como candidato del PRI a gobernador, aunque no puede descartarse, de ninguna manera, que el periódico apuntale las campañas en el proceso electoral actualmente en marcha.

 

Del Diario del Yaqui guardo muchos recuerdos, pues en mi tierna infancia me tocó vocearlo en las calles de Ciudad Obregón, y años después, cuando ya cursaba la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Sonora, fue la empresa donde debuté profesionalmente, cubriendo la fuente agropecuaria, bajo el ojo paternal y crítico de don Fernando Romero Santander, un tipazo, obsesionado con la pulcritud en la redacción.

 

Regresé años después, por allí del 2010, pero el periódico estaba entonces bastante condicionado a los lineamientos gubernamentales del padrecismo y sus ‘operadores’ de medios, que pidieron mi cabeza rápidamente. Gajes del oficio.

 

En momentos como éste, cuando los diarios impresos libran una fiera lucha por la sobrevivencia frente al avance de las tecnologías digitales, las redes sociales y las opciones multimedia, el gran reto de Ricardo será consolidar la propuesta de ese medio que, ciertamente, no ha terminado de inscribirse en el nuevo contexto.

 

Veremos qué sucede con esta nueva etapa del periódico.

 

II

 

Y ya que andamos por el Valle del Yaqui, la elección 2018 en Cajeme está configurando un escenario bastante complicado para todas las fuerzas políticas en disputa, y con intensidades que irán de menos a más conforme avance el proceso de selección de candidatos, y ni se diga en las precampañas y campañas, cuyos tiempos oficiales aún no comienzan, pero ya incluyen hasta guerras de lodo bastante desalentadoras en cuanto a la madurez que se rehúsa a llegar a una clase política que se presume de vanguardia, cuando evidentemente habita aún en las cavernas.

 

Dejemos de lado, por el momento, la elección de los candidatos a diputaciones locales y federales, así como al senado de la República, campos en los que se librarán fieras batallas y donde se anticipan confrontaciones internas en todos los partidos políticos.

 

Concentrémonos en los posibles candidatos a la alcaldía del segundo municipio más poblado en Sonora, y que por sus peculiaridades políticas se ha convertido en el fiel de la balanza en pasadas elecciones.

 

El punto es que esta vez, el tablero electoral aparece con una formación inédita.

 

En el PRI, quien aparece más perfilado para obtener la candidatura es el diputado federal Abel Murrieta Gutiérrez, que tiene todo el respaldo de Ricardo Bours, lo que no es decir cualquier cosa. También aparece la senadora Anabel Acosta en un distante segundo lugar.

 

Pero Abel Murrieta no es precisamente un personaje de todas las querencias del alcalde Faustino Félix Chávez, que como primera autoridad seguramente reclamará su condición como tal a la hora de designar a su eventual sucesor. Ambos, Abel y Faustino ya han protagonizado algunos roces que aparentemente han superado en el ejercicio de una política de diálogo, pero hay quien sostiene que aún se guardan ciertos resquemores.

 

El PAN, que hasta 2015 aparecía como segunda fuerza, se encuentra sumamente debilitado. Su lanzada frentista al ir junto al PRD y MC en el llamado Frente Ciudadano por México parece ser más una operación de suma cero.

 

Veamos: Movimiento Ciudadano en Sonora ha dicho, en voz de su dirigente estatal, María Dolores del Río, que no irá junto con el PAN en las elecciones locales, pero todos los trascendidos apuntan a que ya hay negociaciones para caminar juntos en algunas candidaturas.

 

Cajeme puede no ser una de ellas, ya que el ex panista Gustavo Almada, que compitió el año pasado con resultados nada despreciables como candidato de MC, quiere repetir. Antes, tendría que pactar con un PAN empeñado en lanzar como su candidato al dirigente de ese partido en el municipio, Rafael Delgadillo Barbosa. Si no hay acuerdo, es probable que cada quién vaya por su lado. Y si hay acuerdo, la candidatura de cualquiera de ellos va a provocar cismas en sus organizaciones partidistas, pues hay muchas heridas sin cicatrizar desde 2015.

 

El PRD en Cajeme aparece más bien como un convidado de piedra en el Frente, pues una buena parte de su base social y militantes, han emigrado a Morena, dejando prácticamente el puro membrete de esa organización.

 

Morena, por su parte, parece enfilar a Sergio Pablo Mariscal como su candidato a la alcaldía (presume que ya lo “palomeó” Alfonso Durazo), y de ninguna manera puede menospreciarse esa fuerza emergente. Si en algún lugar la izquierda ha obtenido votos en Sonora, es en la región sur, y concretamente en Cajeme. Si a eso se le agrega el efecto “Peje”, el candidato de Morena se metería en la pelea, especialmente en un escenario de voto tan fragmentado.

 

Porque si algo hiciera falta, parece un hecho la postulación de Rodrgio Bours Castelo como candidato independiente a la alcaldía. Esa ruta ya la exploró en 2015, pero según versiones de gente cercana a la familia, el patriarca Don Javier Bours condicionó lo que sería su incursión en la política electoral, a que lo hiciera por el PRI. Fuera de ese partido, no tendría su apoyo. Faustino Félix le ganó la candidatura.

 

Pero esta vez, el menor de la familia parece decidido a buscarla como independiente. Recursos tiene, aunque le falta trabajo de tierra. Lo que es un hecho es que su candidatura captaría muchos votos provenientes del PRI, el PAN, fundamentalmente, y de la sociedad civil.

 

El escenario no podría lucir más complicado, con cuatro o cinco fuerzas competitivas: El PRI, el PAN, ya solo, en alianza con el PRD y/o MC; Morena y el independiente.

 

También hay que decirlo. Un escenario así favorece al PRI, partido que actualmente está en el gobierno, con una estructura fuerte y mucho trabajo de tierra, además del famoso ‘voto duro’ que dígase lo que se diga, no es nada despreciable.

 

Se aceptan apuestas.

 

III

 

Lástima evento de las mujeres emprendedoras, que algunas de ellas cegadas en una visión bastante ortodoxa del feminismo, echaron a perder al asumir una inexplicable condicionante para limitar el ingreso de hombres al salón donde se llevaría a cabo.

 

Lo que pudieron decir en ese encuentro, se diluyó en el debate sobre la presencia de reporteros varones que sólo íbamos a cubrir el evento, pero a quienes se nos quiso negar el acceso ¡por ser varones!

 

De hecho, cuando la gobernadora Claudia Pavlovich llegó, le comenté que sólo cubriríamos el evento desde afuera, porque no nos dejaban entrar. Ella sonrió, quizá pensando que era una broma y en ese mismo tono respondió: “eso es discriminación”.

 

Lamentablemente no era una broma. Sí hay mujeres que han hecho del feminismo una bazooka contra los hombres, sin distingo, por el solo hecho de ser hombres, algo que se contrapone con lo que la propia gobernadora ha expresado en reiteradas ocasiones, en el sentido de que para volar, todos necesitamos dos alas, una de mujer, una de hombre.

 

Pero en fin, también son gajes del oficio.

 

Síguenos en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

Opiniones

Comenta ésta nota

Su correo electrónico no será publicado. Son obligatorios los campos marcados con *