¿David contra Goliatlejandra o qué?

Nota publicada el dia: 2017-10-11 | Por Arturo Soto Munguía

Se sigue desgranando la mazorca en el PAN y si en el plano nacional se están presentando más renuncias (una de las más significativas, ayer, fue la de “Cocoa” Calderón, la hermana del ex presidente Felipe), en el plano local se despidió después de casi dos décadas de militancia, Luis Fernando Rodríguez.

 

Por si algo faltaba, desde la semana pasada trascendió que el conflicto entre el dirigente estatal, David Galván Cázares y su segunda de a bordo, Alejandra López Noriega ha escalado a niveles impensables. Me dicen que al menos en un par de ocasiones, Galván ha presentado su renuncia ante el CEN, pero no se la han aceptado. Incluso, sostienen que desde la dirigencia nacional se ha solicitado a López Noriega que haga lo propio y dimita de su cargo, pero ésta no ha aceptado y advierte que litigará su caso en tribunales.

 

Ella alega que su cargo fue producto de una votación, pero la decisión de revocarle el cargo se toma en el Consejo Estatal, donde todo parece indicar que se la van a aplicar.

 

Volviendo con el tema inicial, Luis Fernando ya estaba trabajando desde hace unos meses para competir por una candidatura a diputado local, pero terminó por no aguantar más las presiones, los desprecios y las jugadas chuecas de sus dirigentes, que con una mano lo incentivaban a que trabajara tal candidatura, y con la otra le cerraban el paso de mil maneras, según nos dijo.

 

De por sí Luis Fernando nunca fue bien visto por algunos personajes de Acción Nacional que luego fueron parte del gabinete padrecista y que lo tuvieron más congelado que un gansito durante ese sexenio, eso se dio con más fuerza ahora que no son gobierno y el pastel se ha reducido sustancialmente y por lo tanto, lo previsible es que en el reparto de candidaturas, se privilegie a los más cercanos, rango en el que definitivamente no se inscribe el ex diputado federal.

 

Si en la dirigencia estatal minimizaron la renuncia de Gustavo de Unanue Galla, igual aparentan que la renuncia de Luis Fernando no traerá consecuencias, pero no deberían estar tan seguros de ello. El muchacho trae las alforjas llenas de piedras con las cuales hacerles la vida de cuadritos a sus ex correligionarios, ya que les sabe demasiadas cosas que pueden ser utilizadas en las campañas.

 

Como dice una conseja un tanto cuanto escatológica, Luis Fernando es uno de esos cuadros que más valía mantener meando de dentro hacia afuera, que de afuera hacia adentro.

 

No todos los seguidores de Margarita Zavala van a renunciar al partido. La directriz fue que varios de ellos se quedaran para no dejarle el campo libre a Ricardo Anaya y sus huestes, que finalmente se sentirían más cómodos sin contrapesos dentro del partido.

 

El escenario para la dirigencia nacional del PAN no es pues, muy halagador. Frente a una de las campañas electorales que se antojan más disputadas, intensas y sucias, tendrá que lidiar no sólo con sus adversarios tradicionales, sino con los panistas disidentes dentro de sus filas, y con los que se fueron, llevándose no sólo los valores de Acción Nacional, como aseguran, sino un costal de afrentas y cuentas por cobrar en la ventanilla del próximo mes de junio 2018.

 

A eso hay que agregar que la disputa por la candidatura al senado entró en un impasse por la discusión de la cuenta pública (que por cierto se quedó en pura pirotecnia retórica), pero es una asignatura pendiente en la que juega un papel fundamental la diputada local y aspirante a esa posición, Célida López Cárdenas, que por cierto, coordinó la campaña de Galván Cázares a la dirigencia estatal, y hoy éste pretende darle un puntapié en sus aspiraciones, que la mandaría directamente a las puertas de Morena.

 

Total que si en el plano nacional el panismo anda más enredado que una Maruchan, en el estatal puede llegar el momento en que “no le alcancen los vivos para enterrar los muertos”, por usar una frase del extinto veterano panista, don Isidro Miranda Araujo, que desde algún lugar del cielo (porque supongo que se fue al cielo, el entrañable viejo baquetón) debe estar riéndose con lo que sucede y pensando “se los dije”.

 

II

 

Tocó el turno ayer al secretario de Economía, Jorge Vidal Ahumada, de presentar el informe correspondiente a lo realizado en este segundo año del gobierno de Claudia Pavlovich y lo que sea de cada quien, presentó muy buenas cuentas, aunque no dejó de provocar algunos escalofríos cuando recurrió constantemente a las frases “vamos bien” y “vamos muy bien”.

 

No es que uno quiera ser malora, pero la última vez que nos dijeron eso, nos fue de la chingada.

 

Chascarrillos aparte, lo cierto es que Vidal Ahumada es un profesional que acumula décadas de experiencia en el área que hoy le fue encomendada por la gobernadora Claudia Pavlovich, con el agregado de que, el no sudar calenturas preelectorales propias ni ajenas, le permite concentrarse 100 por ciento en su trabajo.

 

Así, informó que en estos dos años, Sonora se consolidó como la sexta mejor economía del país, cuando apenas en 2015 estaba en franca caída. Con 91 proyectos de inversión, se generaron 45 mil nuevos empleos, superando en este lapso, los generados en los últimos tres años del gobierno anterior.

 

Algunos datos relevantes que ofreció, aluden al crecimiento económico, que en 2014 y 2015 fue del 0.1 y 0.8%, respectivamente, mientras que al primer trimestre de 2017 el crecimiento fue de 5.9%, casi el triple de la media nacional.

 

Fue una amplia información que por motivos de espacio no podemos detallar aquí, pero que usted puede consultar completa en http://www.elzancudo.com.mx/vernoticias.php?artid=12915&categoria=1

 

III

 

Si bien es cierto que los municipios recaudan poco y además son malos para hacerlo, al parecer algunos alcaldes quisieron reponer sus finanzas en vísperas del año electoral, y le dejaron ir el cuchillo hasta la empuñadura al ciudadano más común que corriente, con el incremento solicitado, y aprobado por los diputados, en el cobro del impuesto predial.

 

El Congreso del Estado aprobó ayer, por mayoría, el decreto que contiene las propuestas de planos y tablas de valores unitarios de suelo y construcción, con porcentajes que van del 13.9% al 564.77%, como es este último caso, el del ayuntamiento de San Luis Río Colorado, que preside Enrique Reyna Lizárraga, uno de los más activos promotores de este incremento.

 

Nunca, los incrementos de impuestos han sido una política que concite el aplauso del respetable, y no lo será en este caso. De por sí al alcalde sanluisino no le ha ido del todo bien en su solar natal, al mantener a su hermano en la Dirección de Obras Públicas, algo que es legal, pues ya ostentaba ese cargo desde la anterior administración municipal, pero no es bien visto por los ciudadanos.

 

Ahora con el desmedido incremento a los impuestos prediales, quizás le pegue un llegue a las aspiraciones políticas de Reyna Lizárraga, a quien mencionan como eventual candidato a un nuevo cargo de elección popular en 2018.

 

En justicia, hay que señalar que es el mismo caso para otros alcaldes, como el de Hermosillo, donde el incremento va del 0.42% al 328%, mientras que los ayuntamientos de Guaymas y Nogales no modificaron los valores actuales.

 

Ahora bien, todavía falta ver cómo viene el “mecanismo jurídico” que la comisión dictaminadora se comprometió a incluir en las 72 leyes de ingresos municipales, para que dichos incrementos no resulten tan lesivos a la economía familiar, aunque parece que el golpe ya está dado.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx  

Opiniones

Comenta ésta nota

Su correo electrónico no será publicado. Son obligatorios los campos marcados con *