¿Al diablo las instituciones?

Nota publicada el dia: 2017-09-11 | Por Arturo Soto Munguía

Algo serio debe estar ocurriendo en la dirigencia del Partido Acción Nacional en Sonora, cuando su jefe nominal, David Galván se lanza a una campaña de desacreditación del proceso para nombrar consejeros distritales y municipales electorales, argumentando opacidad y parcialidad del IEEyPC, el mismo que validó su elección como dirigente estatal.

 

Con ello, Galván se lleva entre las patas a Ana Maribel Salcido Jashimoto, Ana Patricia Briseño, Octavio Grijalva Vázquez y Vladimir Gómez Anduro, hasta hace poco sus aliados en el Instituto Estatal Electoral.

 

Aclarando: ninguno de los consejeros electorales está afiliado a partido político alguno, pero sus filias son otra cosa. Cualquiera que haya estado cerca de los últimos dos procesos electorales (2012 y 2015), sabe que estos cuatro personajes estuvieron siempre más cerca de las posiciones gubernamentales en tiempos del padrecismo.

 

Salcido, Briseño  y Grijalva siempre fueron cuotas del PAN en el IEE; Gómez Anduro también, aunque éste fue una cuota de aquel PRD que durante el sexenio pasado caminó de manita sudada con el padrecismo, y que por cierto hoy vuelven a encontrarse en el llamado Frente Ciudadano por México.

 

El PRI, desde luego, también tenía y tiene sus posiciones gracias al cabildeo entre partidos que, no necesariamente es lo más recomendable, pero es lo usual cuando dichos consejeros emanan de una negociación entre bancadas que atienden líneas de sus respectivos partidos.

 

El punto es que ayer se dio a conocer la lista de integrantes de los 21 consejos distritales y 72 municipales que se encargarán de preparar, organizar y desarrollar la jornada electoral cuyo calendario inició el pasado viernes.

 

Se trata de 168 ciudadanos para los distritales y 411 para los municipales.

 

Fueron elegidos atendiendo criterios de paridad de género, y después de un examen de conocimientos electorales, entrevista de por medio y valoración curricular. En todo este proceso, ojo, estuvieron presentes los representantes de todos los partidos políticos. Todos.

 

Por eso extrañó que ese mismo viernes, David Galván lanzara un par de tuits cuestionando el proceso, al más puro estilo pejista, atacando en lo general a una institución cuyo origen y funcionamiento no son ajenos a la validación de su partido, ya como oposición, ya como gobierno. Y atacando en lo particular a los consejeros electorales, incluyendo a aquellos que llegaron a ese cargo con la venia de su bancada en el Congreso local y ‘palomeados’ por sus dirigentes reales y de facto.

 

Y es que los 579 consejeros distritales y municipales fueron designados por UNANIMIDAD de los consejeros estatales y por los representantes de los partidos políticos, en un proceso que condujo con pulcritud la presidenta del IEE, Guadalupe Taddei Zavala, validado, insisto, por consejeros afines al PAN y representantes del PAN en ese organismo.

 

¿Qué pasó entonces? O el PAN se ha reducido a un Club de Amigos de Padrés, cada vez más diezmado y excluyente, o ya nadie le hace caso a Galván. Ni siquiera los consejeros electorales antes afines, ni los representantes de su propio partido que avalaron la designación de esas 579 personas.

 

O a Galván lo poseyó el espíritu tabasqueño y decidió mandar al diablo las instituciones en las que su mismo partido participa y tiene presencia.

 

Grave, en cualquiera de los tres casos.

 

Lo que también puede estar pasando, es que el PAN está perfilando desde ahora una campaña contra el IEE frente a eventuales resultados electorales que podrían ser adversos para su partido, donde se avecina una buena tormenta a la hora de elegir candidatos a los cargos de elección popular que estarán en juego en 2018.

 

No son especulaciones. En los últimos dos años el PAN perdió más de la mitad de su militancia (de un padrón infladísimo cuando eran gobierno), y en el camino han tenido bajas importantes, migraciones a otros partidos y para completar el cuadro, militantes que ven con desagrado la integración de un frente con el PRD (asco los ‘chairos’) y MC, aunque éste último ya dijo que no iría junto con ellos en Sonora.

 

Las candidaturas, todo parece indicar, se privilegiarán para personajes afines al grupo que manda en el partido, dejando fuera a muchos aspirantes.

 

Así, un PAN fracturado en lo interno y desprestigiado después del desastroso gobierno de Guillermo Padrés, que sigue en la cárcel por bandido, no llega en su mejor momento al actual proceso electoral. Ahí reside quizás, la estrategia de desacreditar al IEE, para tener al menos un pretexto a la hora de los resultados electorales. Ya veremos.

 

Hay que considerar también que el próximo mes dejarán su encargo como consejeros electorales estatales, Octavio Grijalva y Ana Patricia Briseño, ambos afines al PAN. Si bien entrará Viridiana Calderón, que actualmente firma como directora del secretariado de la Secretaría Ejecutiva del IEE, cargo al que llegó apoyada por los blanquiazules.

 

 

También llegan Francisco Arturo Kitazawa Tostado y Daniel Rodarte Ramírez, ya que recientemente dejó su encargo como consejera, Marisol Cota Cajigas.

 

Estos tres nuevos consejeros fueron aprobados por el INE y, por lo que se ve, en la nueva correlación de fuerzas al PAN en Sonora no le fue tan bien como cuando estaban al frente del gobierno. Por eso quieren mandar al diablo a las instituciones.

 

II

 

Y bueno, si el PAN, ya fuera del poder está viviendo las de Caín en estos momentos, por el lado del PRI andan reverdeciendo laureles que se les secaron por seis años.

 

El sábado se reunieron los tricolores en la sede de su partido para cerrar filas en torno al alcalde Maloro Acosta, que está por entrar al último año de su gobierno. Encabezados por el dirigente estatal Gilberto Gutiérrez Sánchez, los priistas acuerparon al alcalde en lo que a todas luces fue un mensaje de unidad frente a la intensidad del golpeteo político que seguramente arreciará en los próximos meses.

 

Hay una fuerte campaña en redes sociales contra el alcalde, especialmente en materia de seguridad, donde no le ha encontrado la cuadratura al círculo, aunque en otros rubros sí ha sacado la chamba, concretamente en lo que se refiere a obra pública y otros temas que quizá no sean tan ‘mediáticos’, pero no son menos importantes.

 

En materia de disciplina financiera y cumplimiento de metas, por ejemplo, el ISAF calificó con 10 el desempeño de la actual administración, y en general, la cuenta pública del ejercicio en este año fiscal fue de 8, remontando el 6.9 en que lo dejó el ex alcalde Alejandro López Caballero. Esta calificación no se veía desde 2004.

 

Críticas hay las seguirá habiendo, pero estos son datos duros de las instituciones que fiscalizan el desempeño gubernamental.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx es fue un mensaje de unidad frente a la intensidad del golpeteo

Opiniones

Comenta ésta nota

Su correo electrónico no será publicado. Son obligatorios los campos marcados con *